domingo, 14 de febrero de 2016

Quienes somos

"Los materiales del urbanismo son: el sol, el espacio, los árboles, el cemento y el acero; en este orden y en esta jerarquía". 
Congreso Internacional de Arquitectura Moderna 
(CIAM) Atenas - 1933

En el face book se encuentra el seguimiento de la cursada https://www.facebook.com/estructuraspedro


/ Introducción a los Tipos Estructurales 
/ Estructuras 1 2 3 de la carrera de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, a cargo de la Profesora  Mg. Arq. Beatriz H. Pedro.

Desde el año 2017 dictarán todos los niveles de Estructuras de la carrera de Arquitectura en la FADU-UBA

/ ITE se dicta los sábados de 9 a 13hs               
/ ESTRUCTURAS 123 se dicta los viernes de 19 a 23hs. 

La Arq. Beatriz Pedro  es docente de la FADU-UBA desde el año 1985, en los últimos 20 años ha ejercido cómo profesora adjunta del nivel 1 de estructuras, compartiendo las responsabilidad docentes en las cátedras del Arq. Pedro Perles y de la Arq. Alicia Cisternas., elaborando contenidos, metodologías, formas de enseñanza y evaluación.  


El Arq. Perles colabora como Profesor Consulto de la FADU en la cátedra. 

La Arq. Beatriz Pedro es también Profesora titular regular    / de la materia Conocimiento Proyectual 1 y 2 del CBC-UBA, materia obligatoria para todas las carreras proyectuales 
/ del Taller Libre de Proyecto Social, materia que se acredita como optativa de todas las carreras.

Con el equipo docente, nos proponemos continuar, profundizar y seguir desarrollando,  el enfoque sobre los criterios de formación que ha sustentado los contenidos y las metodologías de enseñanza de los que sostenemos que el proyecto de una edificio debe hacerse de manera integral, considerando todos los factores que hacen a su configuración, entre ellos los aspectos resistentes, aportantes decisivos a la existencia material de cualquier proyecto arquitectónico

Desde este enfoque elaboramos el dictado de la materia entramando los cuatro niveles de forma que se potencien los conocimientos científico-técnicos cómo herramientas para el proyectar espacios habitables y significativos. 

En la Plataforma Ed-Modo, se publican todos los materiales de la cursada: las clases teóricas - que se entregan con anticipación para poder seguirlas en las clases-; las guías de trabajos prácticos y todo material necesario para al cursada.
Se desarrollan trabajos prácticos cualitativos y cuantitativos, experiencias practicas e investigación sobre las formas, criterios y antecedentes de la resolución de estructuras resistentes en arquitectura. 

La Arq. Beatriz Pedro lleva adelante el dictado de clases teóricas orientadores de este enfoque en todos los niveles, en conjunto con docentes de gran experiencia docente y profesional:



Profesores Adjuntos
Arq. Mariana Puy
Arq. Eleonora Zoya
Ing. Carlos Salomone
Equipo docente
Arq. Jose Dagna
Arq. Mayra Arguello
Arq. Santiago Tejanos Pintos
Arq. Roberto Tignanelli
Arq. Edgardo Curcio
Arq. María Angélica Dantone
Arq. Rocio Filgueira
Arq. Diego Saez
Arq. Juan Gutierrez
Arq. Mariana Abertmain
Arq. Nicolas Eguia
Est. Osvaldo Velazquez
Arq. Claudia Tamagno
Arq. Alejandro Latasa
Est. Martin Dagna





sábado, 13 de febrero de 2016

Infografìas de cada nivel

Infografías con el contenido de cada nivel

Análisis e investigaciones

En cada nivel se analiza la obras realizadas en nuestro país, en latinoamerica y en otros países con el objetivo de comprender y conocer los aportes realizados.
Y investigamos la obra de referentes significativos en relación a su actitud proyectual respecto de la relación arquitectura-estructura resistente


Compartimos el prologo del Arq. Perles a la publicación Conceptos básicos de Estructuras Resistentes Ed. Nobuko
¿Como se integran las disciplinas técnicas al diseño arquitectónico?
Es la pregunta que ha generado innumerables controversias en todas las Escuelas de arquitectura, y la nuestra no habría de ser la excepción
Y en ese contexto: ¿Que espacio ocupan las estructuras?
¿Deben adaptarse pasivamente a la configuración visual del proyecto, o bien constituir una variable activa capaz de reformular y jerarquizar el diseño, si el estudiante posee la voluntad de adquirir aquellos conocimientos que lo capaciten en el manejo de las piezas resistentes?
Precisamente, el mérito de esta publicación es el de abordar con claridad estos y otros interrogantes, explicando con naturalidad y rigor los criterios esenciales que rigen la evolución de los sistemas estructurales, su inserción en el hecho arquitectónico y constructivo, la forma correcta de organizar cada una de las etapas que definen los procesos de elección, diseño, dimensionado y verificación de las estructuras.
Se inscribe, a mi juicio, en el intento más concreto por adecuar la enseñanza de las disciplinas técnicas a pautas pedagógicas que aseguren una respuesta coherente a las exigencias de una comunidad esencialmente cambiante, en el contexto de las transformaciones que nuestra Universidad ha encarado.
Mientras se cuente con docentes que dediquen sus mejores esfuerzos en la búsqueda de aquellos senderos orientados a la investigación científica y a la comprensión de los conceptos que hacen a la formación humana de nuestros alumnos, seguirá siendo la mejor opción para los que aun confiamos en el conocimiento como factor integrador de nuestra sociedad.
A Ustedes, Alicia y Beatriz........ ¡Gracias!
Arq. Pedro Perles – Profesor Titular Regular
marzo 1997

Texto de la introducción al libro: 

Conceptos básicos de estructuras resistentes.

A nosotros, los arquitectos, nos compete formarnos para colaborar en la continuación de una historia: la historia de las acciones humanas que han permitido la toma de posesión del terreno y del espacio por las sociedades, y que han dado forma a comunidades mediante el acto de construir.

Las viviendas, barrios, ciudades en las que vivimos, y las obras de arquitectura de siglos anteriores que nos conmueven, no son el fruto de un momentáneo episodio de inspiración o de esplendor de algunos hombres o de algunos grupos de hombres, sino el resultado de  esfuerzos de siglos en la creación y construcción del escenario material de la actividad humana.

Ahora, si observamos cómo ha sido realizado este maravilloso panorama de lo construido por el hombre sobre la tierra en los 10.000 años que llevamos de civilización, nos encontramos que esos enormes logros han sido alcanzados en base a:           

· Muy pocos materiales, tan pocos que pueden ser contados con los dedos de las manos.
Adobe, ladrillo, piedra, madera, hormigón y a partir del siglo 19, el hierro, el acero y el hormigón armado.
Y en el siglo 20 se han incorporado unos pocos materiales más a esta lista, como los plásticos, el hormigón pretensado, los aceros especiales...

·  Un catálogo reducido de elementos estructurales: el pilar, el muro, la viga, el arco, la bóveda, la cúpula, la losa, el tensor, las triangulaciones, las mallas...

·  Con herramientas y técnicas que se han ido perfeccionando a partir de las palancas, rodillos de madera y planos inclinados que permitieron a la humanidad primitiva construir sus obras ciclópeas.

Y con herramientas teóricas, que solo a partir de los últimos 150 años han permitido prefigurar (ver con anticipación) el comportamiento de partes y conjuntos, y decidir previamente formas y dimensiones en determinado material.

Esto ha sido posible haciendo uso del conocimiento de las ciencias y de la mecánica, de los modelos de análisis estructural y de cálculo, que permiten hacer en poco tiempo y de forma más certera lo que en siglos anteriores requería largos años de practica para deducir por la experiencia, fórmulas empíricas que permitiesen dar dimensión y forma apropiada a los distintos elementos de una obra, y a la obra en su conjunto.

Con estos elementos la humanidad encontró múltiples alternativas de solución para resolver el mismo problema de organizar espacios, darles forma a fin de que fueran útiles para contener las necesidades del habitar humano: aislarse, protegerse, cubrirse, sortear espacios, contener empujes...

La conformación de estos espacios, solo posible por medio de elementos materiales que deben conservar su forma y condiciones a lo largo del tiempo, mantiene siempre y en todas partes una dependencia total de las leyes       generales de la naturaleza, incluidas las leyes mecánicas de los materiales; leyes que cada vez -no en forma lineal sino con idas y vueltas, con avances y retrocesos, como muestra la experiencia de la construcción humana - vamos conociendo, interpretando y usando  mejor.

Para lograr la existencia física de sus espacios el hombre ha tenido que dar respuesta a determinadas exigencias estructurales que hicieran posible la transmisión más directa y adecuada de las cargas a tierra.

Ellas son:
·  equilibrio estático,
·  equilibrio elástico (resistencia)
·  y de deformación

Qué se quiere decir con condición de equilibrio estático: que se debe lograr la inmovilidad de la estructura en su conjunto y de cada una de sus partes respecto del suelo que la sustenta.

Esto requiere que la composición del conjunto, la forma de sus elementos y sus modos de enlace sean tales que automáticamente se produzcan las reacciones de apoyo capaces de equilibrar todas las fuerzas posibles que influyan en la estructura.

Todo edificio o elemento de estructuras y construcciones que no esté en equilibrio, se desploma, ya que tras cualquier forma arquitectónica sencilla o compleja,  se esconde un sistema de fuerzas en equilibrio que no siempre se puede percibir visualmente, sistema que a lo largo de miles de años el hombre sufrió, intuyó, experimentó, comprendió, y que hoy podemos analizar y verificar a través de un un proceso matemático.

La estática es la ciencia, que sistemáticamente a partir de mediados del siglo 18, estudia sobre bases matemáticas el equilibrio de fuerzas, y permite prever de modo muy aproximado el comportamiento de las construcciones bajo la influencia de todas las fuerzas posibles.

Qué se quiere decir con condición de equilibrio elástico o resistencia: es la capacidad de los materiales, distribuidos de determinada forma y en determinada posición en todos y cada uno de los volúmenes elementales de la estructura, de soportar los esfuerzos a que son sometidos como resultado del estado general de cargas y de las acciones locales de cada fuerza exterior, y de todas en su conjunto

La teoría de la resistencia de materiales es la que, a través de ensayos, determina la solidez de estos y su comportamiento frente a un sistema de fuerzas dado y calcula los esfuerzos a los que es sometida una estructura y como equilibrarlos a través de los materiales y sus juntas, a fin de soportarlos.

Que se quiere decir con condiciones de deformación compatibles con las condiciones de habitabilidad humana: que las deformaciones que experimenten las estructuras  y sus elementos sean aceptables dentro de ciertos limites establecidos experimentalmente y reglamentados, ya que de sobrepasarse podrían producirse variaciones de las formas constructivas y estructurales, que afectarían el uso de los espacios diseñados.

Tampoco son muchas las diferentes formas o tipos estructurales con las que se han resuelto estas condiciones, ni difíciles de aprender sus características generales y las razones fundamentales que las determinan, entendiendo por tipos estructurales al conjunto de elementos resistentes capaz de mantener su forma, posición y cualidades a lo largo del tiempo bajo la acción de
cargas exteriores, según el tipo de material y sus características y los procesos constructivos que permiten su realización.

Lo que pretendemos en la disciplina Estructuras Resistentes en arquitectura es el entrenamiento en el conocimiento y manejo de todas estas variables.


Ella nos permitirá aprender las bases para orientarnos en el proceso de elección o de conformación de las mismas, teniendo claro las ideas rectoras que las guían, para obtener así una correcta resolución estructural que logre contribuir a relacionar la función estructural con la resolución de los problemas funcionales y formales, problema tan viejo como la misma arquitectura.

En  esta introducción hemos hilado un conjunto de ideas  vertidas a lo largo de los años en conocidos tratados de Arquitectura, Estructuras y Construcciones, y que han servido de base bibliográfica para este trabajo y a las que remitimos para profundizar.
Acordamos con ellas y permanentemente buscamos la mejor manera de hacerlas posibles en nuestro trabajo didáctico.
  
Arq. Alicia C. Cisternas
Arq. Beatriz H. Pedro

marzo 1997

Normas para cursar y aprobar los Trabajos Prácticos

Es una materia de cursado anual, con aprobación de trabajos prácticos y promoción con examen final.
Las teóricas son obligatorias ya que en ellas se explican los conceptos básicos que permiten el estudio de los temas.
Para aprobar  se deben hacer y aprobar el 100% de los TP. Estos se vuelcan y pasan en limpio para integrar una carpeta, que se presenta al finalizar la cursada.

La misma tiene que estar correctamente presentada, y se evalúa su presentación en tanto incide en el orden del pensamiento y el estudio. 

Se desarrolla en hojas tamaño A4 que junto con la documentación gráfica conforman la  carpeta de trabajos prácticos. Delante se coloca la caratula general de la carpeta, en ella se firmará cada T.P que se encuentre aprobado. Cada T.P lleva adelante el enunciado, y sirve de caratula y en ella se firma el T.P quedado constancia de la aprobación.

La ejercitación se realiza en grupos de 5 integrantes como máximo. Al finalizar la cursada se desarrolla un coloquio con el docente del grupo con el objetivo de verificar que la tarea que se desarrolla grupalmente, no impida que cada estudiante conozca, vaya siguiendo y aprendiendo los contenidos que se desarrollan durante el cursado.

Las clases teóricas, las guías de Trabajos Prácticos y los distintos elementos para la presentación de la carpeta, se publican en la Plataforma Ed Modo a la cual tienen libre acceso los estudiantes inscriptos en la cátedra.

Con la carpeta completa y el coloquio aprobado, se obtiene la aprobación de los Trabajos  Prácticos;  al finalizar la cursada  se vuelcan en un acta de Trabajos Prácticos y se firma la libreta.

Normas para aprobar el examen final. Sistema de parciales.

Durante la cursada se desarrollan dos parciales, parte práctica y parte teórica, con un recuperatorio, con dos objetivos, alimentar y consolidar lo que se está aprendiendo en los trabajos prácticos y constituirse en un adelantamiento del final. La cátedra aconseja que todos los estudiantes se presenten en los parciales.

Los estudiantes que aprueban ambos parciales con nota promedio mayor de 7, firma el examen final en las fechas de exámenes en que estén habilitados. 

Si su promedio es menor que 7, se presenta a dar un tema que selecciona de una lista propuesta por la cátedra. 
Si aprobó ambos parciales prácticos solo se presenta a dar los temas teóricos. 
Si aprobó ambos parciales teóricos solo se presenta a dar los temas prácticos. 

Estas notas tienen validez de un año, una vez vencido ese año hay que presentarse a dar el final completo.

Los estudiantes que no aprobaron los parciales se presentan a dar el final completo en las fechas respectivas.


Examen final: comprende la totalidad de los contenidos del programa de la materia, tanto prácticos como teóricos.


Los contenidos de los exámenes parciales y finales mantienen las características de las ejercitaciones y clases llevadas adelante en el curso.

En la plataforma edmodo de comparten temas e instrucciones para dar los exámenes parciales y finales.